Restaurante Kimtxu (Bilbao)

10482249_553334358146372_7563126956657805513_o

En el día de hoy voy a explicar algo que muy pocas personas saben. La clave del éxito no es tan complicada como muchos piensan. Tan solo hay que tener claras ciertas premisas y nunca bajo ninguna circunstancia renunciar a ellas. A lo largo de mi vida profesional he pasado por varias cocinas, he visto como se ganaban clientes y como se perdían. He visto a la ilusión desvanecerse por un éxito aparentemente perpetuo, aunque también he tenido la suerte de compartir sueños junto a grandes profesionales.

10509553_504911066322035_1451626261225374040_n

Cocineros buenos hay muchos en este país, cocineros extraordinariamente buenos ya no los hay tantos, pero dejarme deciros que para llenar un restaurante hasta los topes día tras día no es necesario ser un tres estrellas michelin.

El principal ingrediente en la cocina es la pasión, esa pasión que te mueve a intentar superarte día tras día, a que las horas no te cansen y tu nivel de autoexigencia este en lo más alto. Esa misma pasión será la que te haga amar lo que haces, que cada plato sea especial, que la trigésimo quinta ración de ese plato que tanto gusta salga tan perfecta como la primera del día. Los cocineros somos en realidad nuestros peores críticos.

Ante la creación de un plato siempre hay una primera estructuración en tu cabeza, tanto visual como de sabor. Luego durante su creación siempre pueden surgir matices o pequeñas variaciones que tiren hacia uno u otro lado. Pero lo principal es ser fiel a tus propias ideas, intentar conseguir siempre ese sabor perfecto y no conformarse en el camino con un “está bueno” que distará mucho de lo espectacular.

Como decía antes, cocineros buenos hay muchos, y por lo tanto restaurantes buenos también, lo difícil es destacar entre tantos, ser el que haga repetir, y conseguir que tu libro de reservas esté repleto cada semana.

ret. kimtxu 2

Sigamos con las claves del éxito, tras la pasión viene una correcta elección por el detalle. ¿Por que repetimos en un restaurante?, principalmente por que la comida será buena, para que una comida sea buena ha de tener ciertos detalles que la doten de calidad. Como no, una buena materia prima es fundamental, una buena utilización y manipulación nos dará un plato de calidad, pero son los matices los que vestirán el plato, tanto de sabor como de presentación.

El trato ha de estar envuelto de ciertos detalles, la profesionalidad imprescindible, pero lograr una cercanía hacia el comensal siempre desde el respeto es algo que no es fácil de conseguir. Muchas veces ese exceso de profesionalidad crea una asepsia que enfría un comedor y lo hace impersonal. Por lo tanto ha de haber un equilibrio entre ese camarero playero chisposo y el camarero complaciente con un lito sobre su antebrazo.

El tercer punto en el detalle ha de ser el envoltorio del restaurante, osease una correcta decoración acorde a lo que haces. No hace falta ostentar ni gastarse fortunas. Muchas veces la coherencia y un poco de buen gusto son suficientes. Un simple ventanal a cocina cambiará radicalmente el sentido del comedor, primero por que le dará luz y amplitud. Y segundo podrás ver un correcto  compás en el servicio, para que sin darte cuenta tu percepción sobre la profesionalidad del sitio aumente considerablemente. Y ante todo funcionalidad, todo aquello que incluyamos que tenga algún sentido o propósito determinado.

Ensalada berenjena

Ensalada de berenjena

Y por ultimo y más difícil de todo es mantener estas premisas en el tiempo, muchos restaurantes tras el primer o segundo año empiezan a perder parte de su clientela, eso es debido a que tras un abrumador éxito inicial, uno se acomoda en un nivel de mantenimiento. También decir que el primer año es un año de gran desgaste de trabajo y a veces pasa factura, intentando descansar tras una cierta consolidación. Esto es un error en el que muchos caen.

El nivel de exigencia ha de ser el mismo tras el primer día de apertura año tras año esto hará darte cuenta ciertos fallos que en otras circunstancias pasarías por alto y que al final está diferenciando lo bueno de lo excepcional. Por lo tanto hay que mantenerse en el tiempo con ilusión, profesionalidad y nunca creyendo que ya lo tenemos todo hecho.

sashimi vieras

Sashimi de vieiras

 

Y todo esto queridos amigos es el Kimtxu, un restaurante repleto de ilusión tras el cual hay una gran profesionalidad. Se cumplen al dedillo cada una de las premisas anteriormente descritas que le auguran un éxito duradero.

Su comida exquisita en su conjunto, no es para nada ostentosa, ni en la elección de determinados productos elitistas, ni en su elaboración y presentación final. Y esto hace que tengamos una excelente relación en calidad precio, ya que cada plato esta repleto de sabores extraordinarios, siempre guardando una linea visual en su presentación que lo hacen apetecible.

La unión entre cocina vasca y asiática esta ejecutada con maestría ya que utilizando producto local, logra sin duda dar ese toque oriental que cada vez está más presente en restaurantes de todo el mundo. He de resaltar el perfecto control que tiene este restaurante sobre la especia, tarea muy muy difícil de conseguir y que tan solo se logra con años de experiencia y horas y horas en cocinas de diferentes países.

 

Piña, coco, lima

Piña, coco y lima

Sin duda actualmente el Kimtxu está en mi Top Three de los restaurantes de Bilbao y alrededores. Y seguramente lo esté para muchos años.

No quiero resaltar nombres o alabar jefes de cocina, por que creo que estos chicos hacen un buen conjunto, en el que cada uno aporta ese pequeño grano que hace que te sientas a gusto en un restaurante y disfrutes al completo de su excelente cocina.

Gran futuro le espera al Kimtxu en Bilbao, y sin duda nosotros iremos disfrutando de su evolución y éxitos.

Facebook: https://www.facebook.com/Kimtxu/timeline

Twitter: @Kim_txu

Fotografía: Erlantz Biderbost – erlantzbiderbost.com

Posted by Asier Gorocica

3 Comments on “Restaurante Kimtxu (Bilbao)

  1. Pingback: Toffee de platano con yogur griego | abrasamefuerte

  2. Ya te lo diré cuando vaya, porque si antes tenía ganas de ir, ahora…más. Eskerrik asko Asier.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s