Costilla asada a la parrilla de carbón (3 pax)

Costilla a la parrilla_R

Hoy os traemos una receta de costilla a la parrilla. Una receta muy adecuada a esas salidas montañeras de parrillada y amigos y que en estos días de mini-vacaciones muchos vais a poder exprimir más allá de las limitaciones socio-religiosas de cada uno. Buena receta para compartir anécdotas y buenos momentos en compañía de amigos y familia y sin olvidarnos de que comer con las manos es el mejor ejercicio del mundo…

 

Ingredientes:
 
1 cinta de costilla de cerdo
½ Cdita de oregano
½ Cdita de tomillo
1 hoja de laurel
1 botella de vino tinto (el mejor que nos podamos permitir)
Pimienta negra en grano
Sal
Pimienta blanca
1 cucharada de miel
6 cucharadas de salsa barbacoa
 
 
Elaboración:
 
   Cortamos la costilla en 6 trozos o le pedimos al carnicero que lo haga, que seguro que mancha menos que nosotros en casa. Ponemos en un bol grande o en un barreño pequeño, el vino tinto (excepto una copa que reservamos para beber nosotros mientras cocinamos), el orégano, el tomillo, el laurel, la pimienta negra en grano y los trozos de costilla sin salar. Dejamos macerar durante 1 hora. Transcurrido este tiempo, ponemos toda la preparación en una marmita (o cazuela) grande a fuego fuerte y esperamos a que hierva. Dejamos que se haga la costilla durante 10 min y retiramos del fuego sin sacar la costilla del caldo (vino especiado). Cuando esté frío, ya podemos sacar la carne y disponerla en una fuente.
   Salamos ligeramente la costilla ya fría, añadiendo una pizca de pimienta blanca. Seguidamente, embadurnamos concienzudamente la costilla con la salsa barbacoa mezclada con la miel, frotando vigorosamente con las manos, para que la carne se impregne muy bien de los sabores. De esta forma ya tenemos preparada la carne para asarla en la parrilla de carbón si disponemos de ella o en caso contrario, para asarla en el horno.
   El caldo que nos ha sobrado, lo colamos y lo ponemos a reducir hasta que se nos reduzca de manera que se quede en ½ vaso de líquido. Lo metemos en un bote de cristal con tapa o en un “tuper”, lo dejamos enfriar bien sin tapar y lo reservamos bien tapado en el frigorífico hasta el momento de llevarlo a la barbacoa.
   Con todo preparado, solo nos queda hacer un buen fuego de brasas de carbón. Disponemos la carne en la parrilla y juntamos la salsa que queda en bandeja de la carne con el líquido reducido el día anterior. Este caldo reducido es con lo que iremos untando con un pincel la carne durante el asado de la carne para que coja un tono brillante y con un sabor concentrado. Por eso salamos la costilla solo un poco.
   Como consejo orientativo, la carne tardará en asarse si lo hacemos a media temperatura (sin demasiadas brasas), unos 40 min por cada kilo de carne, así que sacar vuestras cuentas, ya que dependerá del peso del costillar cuando está entero. De todas formas la carne estará hecha cuando se despegue sin dificultad del hueso.
 
Truco: Si lo asamos en el horno de casa, el tiempo será de unos 70 min por cada kilo de carne a una temperatura de 180ºC.

 

Posted by Iván Arce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s