Pizza italiana casera

  Hoy os presentamos una preparación un tanto especial ya que aunque en un principio parece algo sencillo, creemos que su elaboración entraría dentro de la dificultad media. Claro, siempre se puede elegir el camino corto (no por ello menos agradecido) y podemos comprar la masa de la pizza ya hecha. Esto nos ahorraría el primer paso de elaboración y pasaríamos directamente al estirado de la masa. Desde luego también hay diferentes formas de hacer pizza (tantas como cocineros) así que os subiremos alguna forma más de vez en cuando, para que vosotros probéis y elijáis la que más os guste, dependiendo del horno que tengáis en casa o de los ingredientes que os apetezca echar en esta.
  No os compliquéis en exceso y elegir el camino que mejor vaya con vuestras facultades culinarias, aunque os recomendamos que aunque sea alguna vez, lo hagáis todo vosotros. Durante el camino aprenderéis muchas cosas y os dará confianza para realizar platos con un nivel de dificultad mayor. Recordad que sin sangre no hay gloria…..
 
 
PizzaIngredientes para la masa:
 
500 gr de harina de trigo de fuerza
¼  litro de agua templada
Una pizca de sal
25 ml de aceite de oliva (el mejor que nos podamos permitir)
12 g de levadura fresca de panadero ó 4 gr de levadura de pan seca (liofilizada)
 
 
 
Ingredientes para la pizza:
 
Masa de pizza
4 cucharadas de salsa de tomate casera
3 cucharadas de queso mozzarella rallado
1 cuña de queso semi-curado (al gusto)
6 hojas de albahaca (opcional)
2 lonchas de bacón ahumado en dados
1 rodaja de piña en dados
50 gr de carne picada (al gusto) ya salteada con ajo
½ pimiento verde italiano cortado en aros
4 tomatitos cherry
 
 
 
Elaboración de la masa:
 
En un bol grande introducimos parte de la harina de trigo. Dejamos 2 cucharadas de harina separadas para ir añadiendo a la masa. Con una cuchara hacemos un hoyo en el centro del bol y echamos la levadura disuelta en el agua, o si es levadura liofilizada no hace falta disolverla en el agua, pero añadimos el agua igualmente.
  Batimos con una cuchara de madera desde el centro hacia afuera y vamos poco a poco mezclando con la harina. Añadimos el aceite de oliva y la sal (es importante que la sal y la levadura no entren en contacto directo para no tener problemas en el proceso de fermentación). Seguimos removiendo lo que empieza a ser la masa, por ahora será una mezcla pegajosa pero firme. Espolvoreamos la encimera de harina, sacamos la masa del bol y empezamos a trabajar la masa con las manos. Es muy importante el buen amasado de la masa para que quede más elástica y suba mejor. Para amasarla en condiciones, debemos estirar la masa como un churro y retorcerla en espiral varias veces. Al final volvemos a juntar y amasar de nuevo durante unos diez min. Transcurrido este tiempo, podremos manipular la masa con más rapidez, se irá quedando elástica y homogénea. La medida de harina correcta es hasta que la harina no se pegue a las manos, pero la mayoría de las veces vamos a utilizar un poco más harina de la que señalado en la receta. Utilizar ½ kg para empezar, aunque terminareis utilizando 50 o 100 gr más.
  Moldeamos la masa en una bola. Cogemos el anterior bol y lo enharinamos. Introducimos la bola de masa en él. Tapamos el bol con un trapo de algodón durante 1 h. Para saber el tiempo que se debe dejar levar la masa, apretamos con un dedo la masa, y si vuelve a su posición original estará lista para preparar.
 
  Ahora es el momento de estirar. Espolvoreamos harina sobre la encimera y estiramos la masa dándole la forma que queramos. En este caso le hemos dado forma cuadrada, pero puede ser redonda si nos gusta más. Una vez estirada, le damos forma cuadrada cortando las esquinas con un cuchillo (esto solo es para que quede más bonita a la vista, así que no es imprescindible hacerlo).
  Cortamos la cuña de queso semi-curado en bastones y los disponemos en el borde como en la foto del paso a paso que os adjuntamos al final de la receta. Cerramos sobre sí misma la masa de los bordes, creando un borde de pizza relleno de queso. ¿A que ahora ya no os apetece tanto dejar los bordes en el plato, eh?
  Horneamos la base de la pizza con el horno precalentado a 200ºC, durante 3 min. Sacamos del horno cuando trancurra este tiempo y dejamos enfriar en una superficie fría que puede ser la encimera bien limpia.
  Ahora empieza lo divertido. Añadimos la salsa de tomate y las hojas de albahaca si nos gusta el sabor. Espolvoreamos 2 cucharadas de queso rallado mozzarella por encima y añadimos el resto de ingredientes ya cortados y bien esparcidos por toda la masa. Cortamos los tomatitos cherry en cuartos y los colocamos también. Espolvoreamos por último el queso mozzarella que falta.
  Precalentamos el horno a 250ºC y cuando está bien caliente lo bajamos a 180ºC e introducimos la pizza para que se haga. Aquí no os voy a dar tiempos, ya que dependiendo de los ingredientes puede variar minuto arriba, minuto abajo. En cuanto los bordes de la pizza queden tostados (no quemados), lo que sucederá en unos 4 min. aproximadamente, ya la tenemos lista para comer.
 
 
Truco: Si cuando sale la pizza del horno le añadís un hilito de aceite de oliva virgen por encima, le dará un toque italiano muy especial.
 
Masa de pizza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s