Restaurante. Los Mercados

Mercado de la ribera

Mercado de la Ribera. Bilbao

Desde aquí queremos hacer un pequeño guiño a la importancia que tienen para nuestra cocina los mercados de nuestras ciudades, y por ello este primer post sobre restaurantes, será dedicado a ellos, porque en realidad, no hay mejor restaurante que el que nosotros mismos creamos cada día en nuestras casas, y que es sustentado por este pilar de la gastronomía mundial que son los mercados de abastos.

Madrugar para ir al mercado es un arte que no todos pueden llegar a comprender, yo os invito a que lo hagáis, no habrá largas colas en los puestos, podréis escoger las mejores carnes y pescados y os atenderán con mayor atención.

Hemos visto en numerosos documentales de cocina, como los grandes chefs se acercan cada día a sus mercados, para escoger personalmente las mejores piezas y los productos mas tiernos, en realidad eso pertenece a la ciencia ficción, pues las grandes cocinas tienen sus proveedores especializados que abastecen de todo tipo de alimentos según demanda, aunque también probablemente alguno de esos proveedores tenga su puesto en el mercado.

Los mercados son una oferta inequívoca de señal de calidad, ya que sus puestos compiten entre sí, pero a la vez se retroalimentan entre ellos ofreciendo un abanico muy amplio de productos frescos y de primera categoría en un mismo espacio. Acudir con asiduidad podrá, poco a poco, hacer de nosotros mejores cocineros, ya que compararemos continuamente los diferentes puestos para encontrar los mejores productos en relación a su calidad precio, y a la vez descubriremos las temporadas de los ingredientes, así como los consejos de su utilización mas adecuada proporcionada por sus vendedores en un contacto mas cercano.

Desde aquí os invitamos que escapéis de esas grandes superficies con pasillos estratégicamente preparados para un consumo desproporcionado, donde la sal estará en la punta mas recóndita de todo el hangar. Os invitamos que simplemente entréis en vuestro mercado mas cercano, miréis sus productos, sus puestos y el trabajo de sus vendedores que te acabaran llamando por tu nombre. Os dejéis envolver por el aprecio a su materia prima y sin daros cuenta vuestra cocina empezara a saber mas, a tener mas color, olor, presencia y calidad. No tengáis miedo, dejad el euro para el carro en casa y caminad por vuestra ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s